lunes, 27 de agosto de 2007

A una semana de haber iniciado clases...

Definitivamente, ¡nuestro inicio fué de locos!

Luego del tan ansiado "regreso a clases", la semana pasada fue una de las más locas de las que haya tenido memoria. Resulta que con la llegada del Huracán "DEAN" (Categoría 5, la más peligrosa) a costas mexicanas, nuestra primera semana de labores se vió interrumpida por la furia de este fenómeno metereológico...

Parecía que sería una semana cualquiera. Nosotros creímos que era normal que las personas que viven en los estados de la Península de Yucatán y del Golfo estuvieran en estado de emergencia... pero, ¿PUEBLA, DF, GUANAJUATO, HIDALGO, SAN LUIS POTOSÍ, JALISCO, MICHOACÁN? ¡¡Si "Dean" iba para Tamaulipas, iba rumbo a Texas, USA!! ¿Por qué de pronto cambió de rumbo este huracán y arremetió contra el centro de nuestro país? Inexplicablemente, nos jugó una mala pasada y sus vientos coquetearon con el centro del país.Quizá deseaba conocer la riqueza de nuestros pueblos y finalmente, seducido por su belleza, no quizo desaprovechar la oportunidad de bañarnos con sus fuertes tormentas.

Desde el lunes 20 de agosto (recién regresamos a clase) hasta el viernes de la semana anterior, "Dean" hizo de las suyas en territorio nacional. En Chetumal dejó cuantiosos daños y sin energía eléctrica; en Veracruz, "Dean" dejó varios poblados incomunicados y más de 6 mil viviendas afectadas; viento fuerte y lluvia sobre Puebla (y deslaves), Hidalgo y San Luis Potosí, según el reporte del Servicio Meteorológico Nacional.

En Puebla,en Tulancingo Hidalgo, en Veracruz y en Jalisco, "Dean" se llevó la vida de 12 personas; en el D.F., ya no sabían que hacer con tanta agua. Y eso que se degradó y bajó su intensidad, pero... ¿qué pasó en Guanajuato?

Un día antes (miércoles), dan aviso a todas las escuelas del estado, de que el huracán se acercaba peligrosamente a territorio guanajuatense y para no pasar las penurias de los estados hermanos, nuestras autoridades educativas dieron orden de que todas las escuelas supenderían labores el día jueves...

Sinceramente, esperábamos una arremetida terrible, esperábamos que se inundaran las calles de León, y la histeria colectiva se veía ese miércoles entre sus habitantes. Aunque, sinceramente, por la parte estudiantil y más, por los pequeños que recién ingresaron a primero de secundaria, sería una experiencia diferente porque faltarían un día a clases ¡¡EN LA PRIMERA SEMANA DE INICIO DEL CICLO ESCOLAR!!.

Llegado el jueves, un espectáculo tremendo se dió en las alturas: las nubes negras pasaron sobre León cargando millones de litros de agua... y pasaron, y pasaron y de "Dean" ¡¡ni su luces!! ¡NO LLOVIÓ EN LEÓN!

"Dean" atravesó nuestro México, y en el camino se diluyó hasta convertirse en depresión tropical (por eso no nos afectó tanto en Guanajuato) y sólo quedan remanentes del fenómeno sobre el Océano Pacífico, frente a las costas de Sinaloa y de Baja California, en el oeste. Esos remanentes “mantendrán durante la semana, condiciones de cielo medio nublado a nublado con lluvia, actividad eléctrica y potencial de granizo sobre el occidente y noroeste del territorio”, panorama similar al que presentarán el norte, noreste y centro, “debido a un canal de baja presión” y al “flujo de humedad del pacífico y el golfo.

Al ver este tipo de fenómenos, me queda una gran reflexión: Tal vez, hubo una gran conspiración para que no cayera la furia del huracán en nuestra ciudad y sinceramente, la poca lluvia que se dió, fué nada en comparación a lo que ocurrió en otros estados donde lamentablemente, se perdieron vidas humanas. Afortunados somos en estar en una ciudad donde prácticamente no sucede nada grave y que, geográficamente hablando, estamos en una zona privilegiada del país.

Acá no llueve, León es muy árido y de clima seco; y si llegse diera el caso de que un huracán arremetiera en nuestra ciudad... ¿qué es lo que deberíamos de hacer en estas situaciones? ¿Realmente tenemos una cultura adecuada en caso de una desgracia por la que pasaron los otros estados? No ha ocurrido, pero... la naturaleza es sabia y ella decide dónde llegar y cómo avisar. Lamentablemente, nosotros no hemos contribuido lo suficiente para cuidarla y ahora, ella simplemente, se está desquitando por tanto daño que le hemos hecho. Darnos el día para no ir a trabajar es un buen detalle, pero y si se a "Dean" se hubiera alocado más de lo normal y ocurriera las desgracias de nuestros hermanos del centro... ¿habría sido suficiente el solo darnos el día? Yo prefiero que me digan qué hacer en caso de huracanes y cómo prevenir a la población, en vez de que me pongan a descanzar... ¡Acabamos de iniciar el ciclo escolar!

By LUPS.
PD.- Y como no me quedé con la duda de qué debemos de hacer en caso de un huracán, investigando por ahí, me topé con el Blog de Campos Eliseos de Katia D Artigues en el cual, nos da una información que deberíamos tomar en cuenta:


*Lo adecuado es evitar las compras de pánico, por lo que en caso siempre se debe preparar un kit de emergencia antes de que llegue la temporada de huracanes, que se calcula (ya saben que todo se modifica con el cambio climático) del 1 de junio al 30 de noviembre.
*En este kit de emergencia lo recomendable es incluir comida por lo menos para tres días. Debe ser no perecedera y que no requiera cocción. Es necesario incluir abrelatas, destapador y un cuchillo.
*También se debe tener almacenada agua potable, quizá dos litros por persona, también para tres días.
*Es necesario tener un botiquín de primeros auxilios, un radio AM/FM que utilice pilas, linternas de baterías, paquetes extra de baterías, cerillos y algunos cobertores o cobijas. *Todo lo anterior se puede conservar en una bodega en una o dos maletas, en caso de tener que acudir a un albergue de emergencia, no será necesario preocuparse por empacar.
*Una de las cosas más importantes es tener los documentos personales a la mano. En caso de cualquier tipo de desastre, siempre será de ayuda tener un paquete de copias con actas de nacimiento y matrimonio, certificados de estudios, CURP, credencial del IMSS o ISSSTE, pasaporte, credencial de elector.
*También es recomendable conocer o tener anotado el teléfono de Protección Civil: 01-800-004-1300

Aquí les pongo un video para que tengamos a bien, prevenirnos... ¡no quisiera que lamentáramos más vidas!

Recuerda: Tus palabras tienen eco... ¡Xprésate!

No hay comentarios.:

Búsqueda personalizada

Nuestros videos

Loading...