sábado, 22 de marzo de 2008

¡VACACIONES A MÍ!: Mi estancia en el DF

Después de disfrutar la primera semana de vacaciones y estar de lo más relajada (¡¡al fin!!), no podía dejar pasar la ocasión para compartirles en gráficas y en video algunas cosillas que me gustaron mucho durante mi estancia en el DF. La primavera llegó con todo a México. Vaya que es una mega gran ciudad, el salir de León y aspirar otros aires (no sé que es mejor, si aspirar polvo o smog, achuuuuu!!) me llenó de mucha vitalidad; todo estuvo genial y eso se dió porque verdaderamente disfruté mucho mi visita a tierras defeñas y vaya que se había vaciado la capital de México.

Bueno... decir que se vació suena a algo sin sentido, pero literalmente hablando, había muy poca gente. Desde el corazón capitalino hasta la Zona Rosa, pasando por Reforma, Polanco, Lomas de Chapultepec y Constituyentes, tooodo estuvo tranquilo. Ciertamente, el amontonadero de gente se dió cuando llegamos a ver "El lago de los Cisnes" en pleno Lago de Chapultepec... y ni qué decir del mega gentío que salió el jueves y viernes santo para ir a visitar la obra del fotógrafo canadiense Gregory Colbert con su famoso "Ashes and Snow" (Nieve y cenizas) en el Zócalo, o para ver a ISIS, la exposición egipcia en el Museo de Antropología e Historia...

Si habiendo 29 millones de habitantes en el DF dispuestos a vacacionar (quizá unos 5 millones no salieron esta semana por diferentes motivos y otros 4 millones desearon quedarse en sus casas), pues creo que unos 500 mil defeños aproximadamente se pusieron de acuerdo para ir a estos sitios de interés y entonces sí, tal vez por eso estuvo a reventar el zócalo, el museo y el ballet.

LAGO DE LOS CISNES: Romanticismo, emociones y mucho frío

Miércoles por la noche, 8:00 pm... Era una noche despejada, con las estrellas titilando animadamente. El Lago de Chapultepec fue cómplice de miles de personas quienes nos dimos cita para admirar a la Compañía Nacional de Danza, quien nos mostró una versión única en el Mundo de la Danza del Lago de los Cisnes. Con 120 bailarines en escena, cisnes y caballos vivos se presentaron ante las miradas de quienes heróicamente asistimos a verles. Cinco escenarios fueron mudos testigos de la representación coreográfica y vieron cómo miles de almas aguantaban el tremendo frío que azotó en el lugar. Aún así, valió la pena la congelada ya que esa noche fue única, magistral y permitió admirar la habilidad con que los bailarines movían sus ágiles piernas. Todo un espectáculo nocturno.

El lago de los cisnes , obra musical y coreográfica de Piotr Ilich Chaikovski, narra la historia de Sigfrido, un príncipe que, al llegar a la mayoría de edad, es invitado por sus amigos a una cacería en el lago, ahí, se encuentran con un lago dominado por el brujo Von Rothbart, quien al verse desfavorecido por la mirada de Odette, la transforma en un precioso cisne.

Sigfrido conoce a Odette, al presenciar el desencantamiento de los cisnes. Von Rothbart observa este encuentro y, al buscar la venganza, interpone a Odile, el cisne negro, para que el príncipe engañado rompa los votos del primer amor, confundido por la magia y la belleza.
Sigfrido, sin embargo, despierta y rompe el hechizo para luchar por el verdadero amor, por la verdadera reina de los cisnes.




Después de una hora y media de estar aguantando los embates del crudo frío (calaba hasta los huesos brrrr), terminó el tan gustado espectáculo nocturno. Era tiempo ya de ir a descansar, porque nos esperaba un jueves cultural muy pesado.


ASHES AND SNOW: Una larga espera de horas convertidas en suspirosos minutos.

Jueves santo, día nuevo, frío y entusiasmo por la mañana. Con esta mentalidad, asistimos al zócalo capitalino para admirar la obra del canadiense Gregory Colbert. Eran las 10:00 am del 19 de marzo en el DF. Tránsito muy fluido desde las Lomas hasta el corazón de México... pero no contábamos con que una gran parte de los defeños tendrían este mismo pensamiento. Una gran colectividad de arremolinaba ya en el gran museo nómada que mostraba sus mejores galas para recibir a tantísima gente. El sol, se dedicó a taladrar de lleno las miles de cabezas, rostros y cuerpos que esperaban con impaciencia el poder entrar la recinto. Quizá porque la entrada era gratuita, vimos desfilar a miles de personas de diferentes estratos sociales... y en lo que menos pensamos, el zócalo casi se llenó. Las ansias por salirnos de la fila comenzaron a aparecer y casi nos dábamos por vencidos pero fue más el deseo el que pudo con el corazón y aguantamos como las machas las inclemencias del tiempo.

Luego de una laaaaga espera (2 hrs y media), por fin pudimos ingresar. De entrada, una imponente oscuridad nos invadió. La gente comenzó a avanzar a medida que las pupilas se dilataban y el fenómeno Colbert lo pudimos aspirar en la atmósfera del museo. Muchas fotografías de más de dos metros estaban dispuestas a ser admiradas por los cientos de ojos ávidos de cultura. Más adelante, tres muestras en video de las grandes fotografías tomadas por Colbert esperaban con ansias a los visitantes. La gran cantidad de masa humana no nos permitió quedarnos en las salas, así que preferimos mejor seguir el recorrido y finalmente, salir del recinto. Estas imágenes, dicen más que mil palabras:





Valió la pena la gran espera... las imágenes dicen más que mil palabras. No dejen de darse una vueltecita al gran museo nómada en la capital. Lamentablemente, el ver a tantísima gente me provocó cierto malestar (una gran jaqueca) y una vez visitado el museo, comido nuestros sagrados alimentos, procedimos a cambiar de rumbos. Ahora, nuestro destino se convirtió en el Museo Nacional de Antropología e Historia de la INAH en pleno Chapultepec.

DE ISIS (NI SUS LUCES), SERPIENTES Y CULTURAS MEXICANAS EN EL INAH

Si bien, la laaarga cola que hicimos, el sol y el gentío hizo estragos en nuestro humor, no lo fue para el deseo y las ganas de ver la exposición de la Serpiente Emplumada e ISIS. Luego de 5 horas, finalmente arribamos al Museo Nacional de Antropología e Historia y lo primero que vimos: una gran fila para ingresar a ver la muestra egipcia...¡Oh decepción! Más lamentable, fue el hecho de no adquirir los boletos que minutos antes, habían volado por la gran demanda de visitantes. Asi que, al punto del desmayo y la histeria total, hicimos un alto, respiramos profundamente a fin de disipar el coraje por no haber podido llegar más temprano ( y todo por la culpa de Colbert) y decidimos visitar la zona de culturas indígenas de nuestro bello y querido México. Cuál ha sido mi sorpresa (además de entrar gratuitamente je, je, je...), que los grandes tesoros descubiertos por los antropólogos son ¡INMENSOS! Ya no importó el tiempo, ya no importó el tremendo dolor de piernas ni la insolación, lo importante ahora, era disfrutar del recorrido mágico por las culturas del México prehispánico.

La cita con la historia se hizo presente. Las salas esperaban ser visitadas por cientos de curiosos (que no alcanzaron boletos como yo) que admiraron la vasta colección de piezas arqueológicas encontradas años atrás. El gran coloso alberga tanta cultura, que en verdad hace un gran festín al paladar visual. Grandes enigmas asombraron a chicos y grandes. Turistas extranjeros y muchos paisanos, admiramos la grandeza de nuestro México en cada una de las salas étnicas. Hasta se me olvidó el cansancio y pude aguantar otras tres otras más para ver toooda la parte baja del museo. He aquí algunas imágenes:

Make your own slideshowView all photos

A pesar de no haber visto a ISIS (que pronto iré a verla, lo juro), mi día en el museo resultó inigualable. Mi día fue lo más productivo, conocí muuucho, aprendí bastante y lo mejor, es que me llevé un grato sabor de boca del DF. Fué así como finalicé mi gran semana, llena de magia y con mucha adrenalina en la sangre. Unas vacaciones de LUJO.

La visita a la capital me llenó de un grato sabor de boca. Lejos de tanta abrumación, de tantos problemas diarios y de inseguridades (la trepada al metro estuvo genial), en general fue una semana ¡VERSALLESCA! Aún queda una semana más de vacaciones, asi que si tienes tiempo, quieres ir a divertirte como enano y deseas conocer mucho más de otras culturas, pues visita nuestro país, ve al DF y simplemente ¡DISFRUTA, QUE LA VIDA ES CORTA!

AddThis Social Bookmark Button


AddThis Feed Button



No hay comentarios.:

Búsqueda personalizada

Nuestros videos

Loading...